Sevilla

El 21 de enero de 1649 Diego Velázquez parte en dirección a Génova, permaneciendo en Italia hasta mediados de 1651, con el fin de adquirir pinturas y esculturas antiguas para el rey.

Tras haber sido nombrado ayuda de cámara del rey en 1.643, una serie de desgracias personales, sumadas a las acontecidas en la corte en los últimos años: las rebeliones de Cataluña y Portugal, la caída del poder del que había sido su protector: el Conde-Duque de Olivares (valido del rey), la derrota de los tercios españoles en la batalla de Rocroi, la muerte de la reina Isabel y la defunción del príncipe heredero Baltasar Carlos, a los 17 años de edad harían de estos unos años difíciles también para Velázquez, que entendió que este “cambio de aires” podía serle muy beneficioso.

Pero antes de embarcar, ante el temor de no regresar debido al peligro que entrañaba esta misión, Velázquez, acompañado por un vasallo de su confianza que también partía con él, escondió en su Sevilla natal, una buena parte de su fortuna. Dejaron a lo largo de la ciudad numerosas pistas y señales, para que alguien designado por él, pudiese localizarlo con posterioridad si no regresaba de tan arriesgado viaje.

 

¿Te gustaría intentar encontrarlo?

Sigue los pasos de Velázquez, resuelve los enigmas que fueron dejando por toda la ciudad y consigue el tesoro.