Pamplona

En 1923,  Ernest Hemingway visitó por primera vez las fiestas de San Fermín junto con su esposa Hadley, donde quedó fascinado por las corridas de toros.​ Los Hemingway regresaron a Pamplona en 1924, donde hicieron amistad con el hotelero Juanito Quintana, que les presentaría a un buen número de toreros y aficionados. Un año después, comenzó a escribir el manuscrito de “Fiesta”, una de sus grandes obras, que terminó en tan solo ocho semanas.

Una noche de aquel 1924, el escritor le pidió a Juanito que le acompañase a una extraña misión: Hemingway quería esconder algo muy valioso en Pamplona y dejar pistas por los monumentos y edificios mas emblemáticos de la ciudad, para que alguien en el futuro pudiese localizarlo si a él no le fuese posible hacerlo.

 

¿Te gustaría intentar encontrarlo?
Sigue los pasos de Hemingway, resuelve los enigmas que fueron dejando por toda la ciudad y consigue el tesoro.