Jaen

Jaén 1.937 - Miguel Hernández pasó en Jaén apenas tres meses de su vida. Pero los vínculos emocionales, afectivos, culturales y sociales con Jaén, son muchos. Llega a esta localidad el 2 de marzo de 1937 en calidad de comisario de cultura con una misión muy clara: colaborar en la redacción de prosa y poesía de guerra para su publicación en los periódicos y octavillas del frente.

El poeta asiste a uno de los más tristes episodios de la historia de la ciudad, el bombardeo de Jaén, que causaría 159 bajas.

Temiendo que se produjesen más bombardeos, Miguel, junto a otros intelectuales de la ciudad, ponen a buen recaudo importantes bienes culturales, dejando pistas por toda la ciudad para que puedan ser localizados en el futuro.

¿Te gustaría intentar encontrarlos?

Sigue los pasos de Miguel Hernández y sus compañeros y resuelve los enigmas que fueron dejando por toda la ciudad.