Cordoba

Córdoba 1.368 - Doña Aldonza de Haro, madre de D. Alonso Fernández de Córdoba, Señor de Montemayor, corrió tras este cuando se dirigía a la batalla del Campo de la Verdad, alcanzándole en la judería cerca del puente romano y conjurándole “por la leche que había mamado y por la sangre real de los Haro que corría por sus venas” para que le asegurase que su lealtad a Enrique de Trastámara era incuestionable y que no era un traidor a Córdoba. 

Don Alonso contestó a su madre “al campo vamos y en él se verá la verdad” y “que Alonso de Córdoba tranquilo en su conciencia está”.

Tranquilizada por estas palabras, pero temerosa de que Pedro I “el cruel” ganase la batalla y arrasase la ciudad, escondió toda su fortuna en lugar seguro, dejando pistas por toda la ciudad para que sus herederos pudiesen localizar el tesoro.

¿Te gustaría intentar encontrarlo?

Sigue los pasos de Doña Aldonza de Haro y resuelve los enigmas que fue dejando por toda la ciudad.