En 1807, tras darse cuenta de su error al pactar con Napoleón la entrada de tropas francesas en España para someter a Portugal, Manuel Godoy se dirige a su ciudad natal para esconder allí una buena parte de su fortuna en previsión de que el porvenir no le sea favorable, dejando pistas de su situación por toda la ciudad, para que en el futuro alguien lo pueda localizar si no puede hacerlo él mismo.

 

¿Te gustaría intentar encontrarlo?
Sigue los pasos del “Príncipe de la Paz” por la ciudad, resuelve los enigmas que fue dejando y consigue el tesoro.