Avila

En 1521, con tan solo seis años, Teresa Sánchez de Cepeda y Ahumada (después conocida como Teresa de Jesús) se fuga de su casa junto a su hermano Rodrigo, un año mayor que ella, con la intención de llegar a “tierras de moros”.

Aunque no llegaron a salir de las murallas de Ávila, tuvieron aquella noche un encuentro fortuito con alguien a quien ayudaron a esconder un tesoro, dejando por toda la ciudad, indicaciones y pistas sobre el lugar donde pensaban esconderlo.

¿Te gustaría intentar encontrarlo?

Sigue los pasos de los dos hermanos y resuelve los enigmas que fueron dejando.